La Justicia enviará a juicio oral a ex funcionarios, empresarios y al maquinista

A días de cumplirse un año de la tragedia de Once, el juez Claudio Bonadío se prepara para enviar a juicio oral a todos los procesados por el accidente del tren, que el 22 de febrero pasado, causó 51 muertos y más de 700 heridos.

El juez federal Claudio Bonadio cerró la instrucción de la causa en plena feria judicial de enero, apenas la Cámara Federal porteña confirmó los procesamientos de los ex secretarios de Transporte de la Nación Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, de los empresarios Claudio y Mario Cirigliano y revocó el sobreseimiento del maquinista Marcos Córdoba.

El tribunal de apelaciones ordenó al juez enviar a juicio a los ex funcionarios y empresarios por “estrago culposo y administración frauduelta”, delitos que pueden deparar penas de prisión de cumplimiento efectivo en un futuro juicio oral pese a que actualmente todos los acusados están libres.

También integran el listado los ex titulares de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte Pedro Ochoa Romero y Antonio Sicaro, el ex subsecretario de Transportes de la Nación Antonio Luna y todo el directorio de Cometrans y de TBA, ambas empresas del grupo Cirigliano.

Córdoba será juzgado por “estrago culposo” al considerarse que hubo una actitud imprudente en la conducción de la formación que chocó dentro de la estación.

Pero más allá del envío del caso a juicio, Bonadio seguirá con otro tramo de la causa porque la Cámara le ordenó citar a declaración indagatoria a todos quienes estuvieron al frente de la Secretaría de Transportes de la Nación desde el inicio de la concesión dada a Trenes de Buenos Aires.

En otro juzgado, el federal 2 a cargo de Sebastián Ramos, comenzó desde diciembre a tramitarse de manera separada la causa que investiga la ruta del dinero, es decir, el destino dado a millones de pesos en subsidios estatales entregados a la concesionaria y la cadena de controles sobre el mismo.

En este punto se centrará en los próximos meses la actividad judicial en torno a la causa: las defensas de los acusados como Schiavi y Cirigliano presentaron recursos ante la Cámara Federal de Casación para intentar revertir la decisión de la sala I de la Cámara Federal que ordenó separar la investigación en dos y derivar el tema subsidios a otro juzgado.

Esto se resolvió para no provocar demoras en el envío a juicio de lo que se considera fue la investigación del accidente en sí, ya agotada por Bonadio.

Pero las defensas intentan que todo vuelva a unificarse y paralelamente, como en el caso de Jaime y Claudio Cirigliano, presentaron escritos a Bonadio oponiéndose al envió de la causa por el accidente a juicio oral.

Sin embargo, el magistrado ratificará el cierre de esta parte de la pesquisa y hará su dictamen de envío a un tribunal oral a sortearse.

A lo largo de casi un año de investigación, la Justicia concluyó que el servicio del Sarmiento se prestaba con “graves deficiencias” por parte de la ex concesionaria TBA y que los funcionarios del área “permitieron su continuidad sin adoptar medida alguna tendiente a modificar la vergonzosa realidad”, según el fallo de la sala II de la Cámara que abrió las puertas al futuro juicio oral.

En el expediente judicial se da por probado un “accionar delictivo”, además de “desapego y total ausencia de atención a la forma en que eran mantenidos los bienes concesionados y al modo en que se prestaba el servicio y se velaba por la propia seguridad de los usuarios”, en lo referido a los entonces funcionarios.

Sobre los empresarios, se concluyó que permanecían “ajenos a las viscisitudes propias de la explotación del servicio, pese a que esta última era la propia razón de su existencia”.

noticias relacionadas