La Argentina demandó a Estados Unidos y a la Unión Europea por trabas al comercio

El canciller Héctor Timerman informó que la Argentina “demandó a Estados Unidos y la Unión Europea” ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por poner trabas a las exportaciones argentinas.

La Argentina presentó hoy ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) dos demandas, una contra los Estados Unidos por impedir el ingreso desde Argentina de carnes y limones frescos a su mercado, y otra contra la Unión Europea (UE) y España, por restricciones a las importaciones de biodiesel argentino, informó el canciller Héctor Timerman.

Timerman, en una conferencia de prensa brindada en Casa de Gobierno, anticipó además que la Argentina «está estudiando y juntando los datos necesarios para presentar una demanda también contra los subsidios agrícolas que aplica la Unión Europea y que perjudica de manera enorme a nuestra producción y las exportaciones».

El canciller explicó que las demandas presentadas en esta ocasión se realizan «luego de intentar resolver bilateralmente las medidas proteccionistas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea».

Timerman consideró que las restricciones impuestas a los productos argentinos son «violatorias de las normas de la Organización Mundial de Comercio» y que en algunos casos «llevan más de una década en aplicación».

Argentina denunció el «cierre de hecho del mercado estadounidense al ingreso de carne bovina fresca, enfriada o congelada proveniente de Argentina que se mantiene desde hace aproximadamente diez años en productos que actualmente se exportan a destinos con altísimos estándares sanitarios».

Al mismo tiempo, Argentina reclamó a Estados Unidos el reconocimiento de la Patagonia como «zona libre de aftosa».

«Si bien la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) reconoce a dicha región como libre de aftosa sin vacunación desde el año 2003, Estados Unidos ha dado lugar a las presiones de lobbies proteccionistas dilatando el reconocimiento de esta situación», fundamentó el canciller.

Sostuvo en ese sentido que «dado que la OMC ha reconocido las normas dictadas por la OIE como normas de referencia mundial, la Argentina exige que se actúe de manera acorde con la normativa vigente».

El canciller detalló que «en 2011, Argentina exportó al mundo más de 731 millones de dólares de carne bovina, deshuesada, fresca o refrigerada» y añadió que en «septiembre de 2012, la cifra alcanza casi 500 millones de dólares».

Respecto a la Unión Europea, afirmó que el gobierno denunció «medidas que afectan a la exportación de biodiesel argentino».

«En particular -puntualizó el ministro de Relaciones Exteriores-, se cuestiona la Orden Ministerial del Reino de España que impide la utilización del combustible argentino como biocarburante en el sector de transportes, principal usuario del producto».

Al mismo tiempo, en canciller explicó que «con un monto anual de exportaciones a la Unión Europea de aproximadamente 1.900 millones de dólares en 2011 y 1.300 millones de dólares hasta agosto de 2012, este bloque económico es el principal mercado del biodiesel argentino».

Apuntó que «de las exportaciones realizadas a la Unión Europea en 2011, 1.100 millones de dólares correspondieron al mercado español».

En la misma línea, Timerman expresó que «esta cifra representa el 53% de las exportaciones totales de biodiesel que la Argentina realizó al mundo en aquel año».

«Es evidente -reflexionó- que la normativa española afecta seriamente nuestra producción de este combustible renovable en la que el país se ha especializado convirtiéndose en uno de los líderes mundiales».

Enumeró que «las solicitudes presentadas se suman a una serie de denuncias realizados por la Argentina ante la OMC contra varios países desarrollados por la proliferación de medidas sanitarias, fitosanitarias y reglamentos técnicos sin fundamentos científicos».

Aseveró que ellas «restringen de manera arbitraria e injustificada las exportaciones tanto de los países en desarrollo como de los menos adelantados, perpetuando un sistema de comercio multilateral desequilibrado que constituye una prueba más del doble estándar que existe entre países desarrollados y en desarrollo en materia de comercio internacional.

«Las medidas contra las exportaciones argentinas por las que se iniciaron las demandas han generado cuantiosos perjuicios a los productores argentinos ocasionando, además, la pérdida de miles de puestos de trabajo», agregó el ministro Timerman.

Insistió en que «la Argentina viene reclamando a Estados Unidos por el acceso de uno de nuestros principales productos de exportación que son los limones y que es la principal fuente de creación de trabajo de la provincia de Tucumán desde 11 años sin encontrar ningún tipo de éxito en ninguna de las negociaciones bilaterales».

«Evidentemente -analizó- no hay voluntad de los Estados Unidos de permitir el acceso, la libre competencia de nuestros productos hacia su país, por lo tanto esta vez la diferencia es que hemos iniciado un proceso, que no se llama judicial en la OMC, pero sí de solución de controversias por el cual la Argentina demanda y exige reparaciones por el daño ocasionado».

noticias relacionadas