Fuertes cruces entre oficialistas y opositores en una sesión caliente de Diputados

Las discusiones se producen en medio de una encendida sesión especial convocada para la reforma previsional, que se inició a las 14.15 y en la que aún pasadas las 17.30 no se pudo comenzar a tratar el temario de la deliberación, dado que se siguen planteando mociones para suspender el debate por parte de diputados del kirchnerismo.

El diputado kirchnerista Leopoldo Moreau criticó hoy, en una caldeada sesión especial para debatir la reforma previsional, a su par Elisa «Lilita» Carrió al señalar que «la República que pregona la diputada es la de la represión, es la que mete presos a opositores y deporta extranjeros», a lo que la líder de la Coalición Cívica respondió por la red Twitter y lo acusó de «ser parte del golpe del 2001», cuando fue derrocado Fernando de la Rúa.

En un encendido discurso, el ex dirigente alfonsinista pidió «levantar la sesión» por los graves incidentes en las adyacencias del Congreso Nacional y en ese marco dijo que «no juguemos toda la noche a la ruleta rusa con la democracia argentina».

«Esta república que pregona la diputada -en alusión a Carrió- es la república de la represión, que mete presos a opositores y lee encuestas donde el 80 por ciento no quiere la ley previsional, pero el 20 pide mano dura», agregó.

Moreau le advirtió también al oficialismo que «despertaron el enano fascista y cuando uno lo despierta le tienen que dar de comer todos los días».

Carrió no tardó en responder, y por medio de twitter le recordó al actual legislador K que «Moreau fue parte del golpe en 2001, cuando me ofrecieron ser ministro de Justicia», y señaló que «Moreau, gran traidor a la Nación, el que maneja Anses hace 30 años».

«Que se quede tranquila toda la Argentina, que la paz le va a ganar a la violencia», agregó y se solidarizó «con los heridos de la Policía de Buenos Aires».

Previo a esa discusión, la presidenta del Frente Renovador, Graciela Camaño, aseguró que «el problema que tenemos en la calle no es el kirchnerismo corrupto, no es la oposición piquetera, como dijo este señor que está a tiro de moción de censura», en referencia al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Agregó que «en la década pasada hemos vivido muchas sesiones picantes y fuertes», y pidió «no bajar el volumen de la voz para hacer creer que somos los buenos. Los buenos no le roban a los jubilados, a los pensionados, y no pueden ser tan hipócritas que hasta nos olvidamos de los discursos que hicimos en el pasado».

Quien levantó el tono fue la diputada María Emilia Soria (Frente para la Victoria-Rio Negro), quien  cuestionó a los gobernadores que firmaron el acuerdo con el Gobierno, al señalar que da «vergüenza que algunos se digan peronistas» y que, en realidad, «son prostitutas de (Mauricio) Macri».

«Me da vergüenza que hoy hayan arrastrado a gobernadores justicialistas a sentarlos ahí a sacarse una foto», dijo la diputada en referencia a los mandatarios provinciales que concurrieron hoy al Congreso a respaldar el proyecto de reforma previsional. «Me da vergüenza que esos gobernadores se digan peronistas; no son peronistas son prostitutas de Macri».

noticias relacionadas