El titular de la CGT Azopardo encabezó una marcha opositora

Hugo Moyano encabezó un acto en la Plaza de Mayo, que fue convocado de manera conjunta por esa central, el sector de la CTA que encabeza el estatal Pablo Micheli, y la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo.

Durante el discurso de cierre del acto de la marcha junto a la CTA de Pablo Micheli y otras agrupaciones, como la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, y la Federación Agraria (FAA), conducida por Eduardo Buzzi, el camionero Moyano insistió en “adueñarse” de la voluntad electoral de los trabajadores.

Así, Moyano advirtió que “Millones de trabajadores no nos podemos equivocar más”, al tiempo que hizo eje en su discurso sobre la inseguridad, tema por el cual realizó un fuerte reclamo.

En un escenario compartido con la CTA disidente, la CGT Azul y Blanca y la FAA, el líder de la CGT Azopardo sorprendió a todos con la marcha peronista al finalizar el acto, lo que en cierta medida produjo un malestar en las filas de los partidos de izquierda, socialistas y radicales.

Un dato clave del clima que se vivió en la Plaza, en donde hubo alrededor de 15.000 personas, lo demuestra las declaraciones a Télam de los militantes de izquierda que al escuchar la marcha peronista manifestaron: “Nos comimos un sapo”.

En ese marco, la movilización convocada contra el Impuesto a las Ganancias y el pedido de la universalización de las asignaciones familiares, salarial contó con la participación de los diputados radicales Ricardo Alfonsín y Miguel Bazze.

Desde el escenario ubicado en la mitad de la Plaza, frente a la Pirámide de Mayo, Moyano solicitó al gobierno nacional que se sancione en el Congreso nacional un paquete de leyes que incluye: Ley de Tercerizados y la modificación del impuesto a las Ganancias.

Además, pidió que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner “escuche la voz del pueblo trabajador”, mientras que Pablo Micheli amenazó con que “si no hay respuesta” por parte del gobierno nacional a los reclamos “por un salario digno van a haber más paros”.

“Si no hay respuesta y no hay salario digno van a haber más paros”, sentenció Micheli, durante su discurso en Plaza de Mayo.

La Plaza fue colmada por diversos sectores que se unificaron pero que son muy distintos en su concepción ideológica y hasta en las costumbres en las movilizaciones.

Esas diferencias quedaron plasmadas en la firme presencia de las columnas de las organizaciones de izquierda hasta que finalice el acto y sus cánticos con claras consignas mientras que el sindicato de camioneros se retiraba del acto antes que termine de hablar su líder sin entonar ninguna consigna.

Al igual que en marchas pasadas, el sindicato de la CGT Azopardo con mayor movilización fue Camioneros, liderado por el hijo de Hugo, Pablo Moyano.

También participaron con un gran número de manifestantes el sindicato de Gastronómicos que lidera Luis Barrionuevo y, entre los partidos de izquierda, se destacó la columna del Frente de Izquierda y el Polo Obrero.

En gran número también llegaron a la Plaza una columna de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) que lidera Micheli.
Este diverso entramado de manifestantes tuvo una estricta organización por parte de los líderes convocantes para que no haya cruces entre los militantes.

La organización de Camioneros determinó que ese sindicato y los adherentes a la CGT Azopardo, como Panaderos y Judiciales, ingresaran por Diagonal Sur.

Por Diagonal Norte, ingresó, además de la CTA, la Organización Radical de los Trabajadores, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa.

En tanto, por Avenida de Mayo, lo hicieron las columnas de Gastronómicos y del Frente de Izquierda, Partido de los Trabajadores Socialistas y del Movimiento de los Trabajadores Sociales.

La marcha, que provocó importantes demoras en el tránsito porteño, finalizó con un acto central que tuvo como destacado el discurso político de Hugo Moyano, quien concluyó con un saludo de“Feliz Navidad”.

noticias relacionadas