El PRO bloqueó el intento de la oposición por frenar el tarifazo en el subte

Aunque logró el quórum necesario para sesionar en la Legislatura porteña, la oposición no contó con los votos necesarios para tratar el proyecto. La administración macrista planea la suba de 40% desde mediados de marzo.

La oposición porteña no logró hoy el tratamiento en la Legislatura de un proyecto destinado a frenar el tarifazo en el boleto del subte en un 40 por ciento prevista por la administración de Mauricio Macri para mediados de marzo y aventuró que, tras el incremento, ese servicio de transporte pasará a ser «para pocos y elitista».

La imposibilidad de votar la iniciativa en el marco de una sesión especial fue a consecuencia del bloqueo de parte de la bancada macrista para la habilitación del expediente que reunía las firmas de todo el arco opositor y que buscaba detener cualquier modificación en el cuadro tarifario hasta tanto no finalice la realización de una auditoría al concesionario, que a la actualidad ni está en curso.

Si bien la oposición alcanzó el quórum necesario para sesionar, establecido en 31 diputados presentes, no pudo llegar a los 40 votos requeridos para la aprobación del tratamiento del proyecto; no obstante se permitió que cada bloque parlamentario utilizara cinco minutos en el recinto para manifestar su posición en torno al aumento del pasaje de 2,50 a 3,50 pesos.

En ese tiempo, se escuchó a los jefes de los bloques antimacristas cuestionar la decisión del Gobierno porteño y solicitar que se dé marcha atrás con la medida al considerar que afectará «al bolsillo de los pasajeros» y al remarcar que «el PRO continúa sin poder justificar las razones de la suba de la tarifa y se refugia en chicanas políticas».

«No encontramos explicación de la tarifa de 3,50 pesos», aseguró el presidente del bloque del Frente para la Victoria en la Legislatura, Juan Cabandié; mientras que su compañera de bloque Gabriela Alegre aseveró que «la sesión sirvió para poder demostrarle a la sociedad que el macrismo no tiene respuesta alguna por el aumento».

El diputado Fernando Sánchez, titular del bloque de la Coalición Cívica, pidió al PRO que «recapacite y dé marcha atrás con el aumento».

«Háganlo de cara a la sociedad, dígannos cuánto cuesta y después evaluamos la tarifa. Nadie dice que la tarifa no tiene que ser revisada, lo que les pedimos es que no lo hagan de espaldas a la gente», instó.

Desde el bloque Buenos Aires para Todos, en tanto, manifestaron que «la intención del PRO es hacer un subte para pocos. Ya con el aumento anterior disminuyó a un 22.3 por ciento la cantidad de usuarios, es decir que 190 mil usuarios por día dejaron de utilizar el subte por razones económicas, trasladándose a los colectivos, saturando el servicio y en horas picos al borde del colapso».

Aníbal Ibarra, del Frente Progresista y Popular, consideró que el impacto de este nuevo aumento «va a expulsar a cientos de miles de pasajeros del sistema de subterráneos hacia el terrestre»; al tiempo que Alejandro Bodart, del MST, aseguró que «es una barbaridad la suba» y agregó que «va a ser un subte elitista que va a permitir que cada vez menos gente viaje y se abarrote el sistema de colectivos».

«Nos perdimos la oportunidad de que una sesión que surgió por iniciativa de la oposición pudiera transformarse en un mensaje unánime de toda la institución legislativa al Poder Ejecutivo para que se abstenga de fijar cualquier tarifa de manera poco transparente, frívola y carente del mínimo sustento informativo», evaluó el diputado de Proyecto Sur Pablo Bergel.

El último orador de la sesión fue el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, quien, en un tono por demás encendido, aseguró: «Está claro que nosotros no tenemos la misma visión política que tuvieron Aníbal Ibarra y los K sobre el Gobierno de la Ciudad. No tenemos la misma visión política en transporte, ni en seguridad, ni en educación y eso la gente lo sabe por eso vota al PRO».

noticias relacionadas