El ministro del Interior salió al cruce de la denuncia por supuesta compra de votos

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, salió ayer al cruce de las denuncias por supuestas compras de votos en el Senado al señalar que «se acusa a los legisladores que votan con el oficialismo, pero nada se dice de aquellos que cambian su voto para defender las corporaciones».

En ese marco, el titular de la cartera política consideró que «hay una enorme incongruencia» en las acusaciones planteadas.

«Hay una enorme incongruencia, porque se acusa injustamente a los legisladores que votan con el oficialismo, pero nada se dice de aquellos que se fueron del oficialismo para terminar defendiendo los intereses de los grupos concentrados de poder», aseveró.

Al realizar una recorrida con periodistas del interior del país por la fábrica de DNI ubicada en Parque Patricios, Randazzo cuestionó a quienes «acusan de estar comprados a los legisladores que votan con el oficialismo, que en realidad nos acompañan para defender la estabilidad fiscal, el precio de los alimentos en la mesa de los argentinos, o recuperar los recursos previsionales».

En cambio, añadió el ministro del Interior, «no se acusa a los que cambian su posición y terminan votando a favor de las corporaciones y son funcionales a los peores intereses».

Randazzo también criticó a «diputados y senadores que hacen denuncias mediáticas que dan vergüenza por su liviandad y su falta de responsabilidad”, en referencia a las planteadas por algunos legisladores del arco no kirchnerista, entre ellos Felipe Solá y Elisa Carrió, quienes públicamente formularon esas imputaciones.

«Trabajan a favor de los grupos de poder que tienen por objetivo desprestigiar a la política para condicionarla”, concluyó.

noticias relacionadas