El ministerio de Trabajo desconoció la CGT de Moyano y reconoció a la de Caló

A través de una Resolución difundida hoy, la cartera laboral desconoció a la CGT Azopardo, liderada por Moyano, surgida del Congreso del 12 de julio y en cambio, reconoció a la conducida por el metalúrgico.

El Ministerio de Trabajo desconoció la validez legal de la CGT Azopardo que lidera el camionero Hugo Moyano y reconoció a la que encabeza el metalúrgico Antonio Caló, a través de la Resolución 954 de la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales.

Un comunicado de la cartera laboral informó esta noche, que luego de tramitados diversos planteamientos «se denegó el recurso jerárquico de forma oportuna presentado por Moyano» para que sea reconocido como válido el congreso realizado en julio en el Club Ferrocarril Oeste en el que se lo reeligió como secretario General.

«Por decisión de la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales (DNAS) se otorgó certificación provisoria de autoridades a la conducción encabezada por Caló, sin perjuicio de la continuidad de las actuaciones», señaló el comunicado.

A partir de junio último, un grupo de sindicatos confederados impugnaron las reuniones del consejo directivo de la CGT, que convocó al Comité Central Confederal (CCC) y al Congreso Extraordinario de Ferro.

El sector encabezado por Antonio Caló había argumentado que el Congreso Confederal que designó a Moyano en Ferro había sido convocado sin el quórum necesario, por lo que carecía de validez.

La Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales, «una vez cumplidas las tramitaciones pertinentes -incluso una audiencia de conciliación para intentar un acuerdo de partes-, verificó la falta de quórum denunciada», puntualizó la cartera laboral.

También indicó que en la reunión de consejo Directivo que convocó al Congreso de Ferro varias organizaciones se ausentaron o fueron representadas por personas distintas a las designadas.

«Se dispuso la invalidez de lo resuelto y la necesidad de una nueva sesión con el quórum suficiente para validar las decisiones», señaló Trabajo, para añadir que, ante ello, «en el Consejo Directivo se perfilaron dos posiciones y, Moyano, no la aceptó e interpuso varios recursos administrativos», explicó el Ministerio.

Trabajo sostuvo que de forma simultánea «un grupo de sindicatos integrantes del consejo directivo, encabezados por el secretario adjunto del cuerpo, Juan Belén, la acató, convocando con quórum suficiente al Comité Central Confederal y al Congreso».

«Así se conformó una nueva conducción encabezada por Caló, quien a su vez solicitó la certificación de autoridades», concluyó.

Trabajo, desconoció así a la CGT Azopardo de Moyano y reconoció de forma provisoria la convocatoria y la elección del consejo directivo de Caló.

La central obrera que lidera el jefe del gremio camionero surgió en el Congreso Extraordinario electoral realizado el 12 de julio último en el microestadio del club Ferrocarril Oeste.

Trabajo no reconoció el recurso extraordinario de forma oportuna presentado por la central obrera que conduce Moyano.

De esa forma, le negó representatividad y desautorizó la totalidad del proceso electoral iniciado en abril último.

La cartera laboral desconoció con su Resolución de hoy ambas reuniones y, de manera fundamental, hizo lugar al planteo de la otra central, en su aseveración de que el encuentro de abril de Consejo Directivo «no tuvo quórum» para convocar el Confederal.

En el mismo orden, Trabajo reconoció la legalidad de la convocatoria y la elección de la conducción de la CGT de Caló.

Moyano sostuvo hoy que apelará la Resolución ministerial en la justicia y realizará una presentación ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por «intromisión en la vida sindical».

Los sindicatos moyanistas rechazaron la decisión laboral y aseguraron que «la Resolución violenta las determinaciones del movimiento obrero, que lucha en defensa de los trabajadores».

Por el contrario, los sindicatos que responden a la conducción de Caló festejaron la determinación oficial y aseguraron que, a partir de ahora, el sector tiene reconocimiento legal».

La resolución 954 conocida hoy no fue firmada por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, sino por su colega de Salud, Juan Manzur, ya que el primero se excuso de intervenir en un diferendo de esas características entre gremios, por haber sido asesor legal de varias organizaciones antes de su etapa de funcionario.

Fuentes laborales explicaron a Télam que la excusación de Tomada para firmar este tipo de Resoluciones data del inicio mismo de su mandato -en mayo de 2003- y se fundamenta en que el ministro no suscribe instrumentos en los que están involucradas organizaciones sindicales a las que alguna vez asesoró como abogado.

noticias relacionadas