Dictaron la falta de mérito y ordenaron liberar a Tognoli

El ex jefe de la Policía de Santa Fe Hugo Tognoli recuperó la libertad luego de que el juez de la causa en la que está imputado por su presunta vinculación con un narcotraficante dictó la falta de mérito.

La fiscal federal de Rosario, Liliana Bettiolo, explicó a Télam que la decisión la tomó el juez Carlos Vera Barros, quien consideró que en esta etapa de la investigación “no había mérito para procesar” al ex jefe policial, es decir, que no existen por el momento suficientes pruebas en su contra.

“Sigue vinculado a la causa y por el momento corresponde continuar con las medidas de prueba que no se han podido realizar”, indicó la fiscal.

Bettiolo, quien fue la fiscal que inició la investigación preliminar, señaló que a Tognoli se lo acusó de “ser partícipe en el comercio de estupefacientes agravado por ser funcionario público y encargado de la represión de estos delitos”.
La fiscal aclaró que aún no conoció los fundamentos de la decisión del juez y que una vez que lo haga evaluará si la apela.

La investigación se inició a partir de una serie de hechos cometidos en 2009, en la localidad de Villa Cañás, en el sur santafesino, cuando Tognoli era el titular de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones (la ex brigada de Drogas Peligrosas).

Para los pesquisas, existen al menos dos elementos que podrían incriminar al ex jefe policial con la presunta protección que recibió en aquel tiempo Carlos Ascaíni, alias “El Vasco”, actualmente procesado y con prisión preventiva por narcotráfico.

Uno es un mensaje de texto enviado por el comisario mayor retirado Oscar Ledesma a una mujer identificada en la causa como Nilda Luques, que regenteaba un prostíbulo en Venado Tuerto y habría consultado al uniformado a quién comprarle cocaína y dónde pedir protección.

Ledesma respondió por SMS: “El de Cañás es Ascaíni y el de Villa Cañás 30.000 directo con Tognoli”.

El otro elemento es una clave de seguridad para acceder a la base de datos del Registro Nacional de la Propiedad Automotor (RNPA) que se habría utilizado para determinar que las camionetas que seguían a Ascaíni cuando era investigado pertenecían a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Pero la defensa de Tognoli aseguró que éste le había entregado en 2008 esa clave al ex titular de la comisaría 2da. de Rosario, Néstor Fernández, quien por entonces trabajaba en el área de Drogas Peligrosas.

Por ello es que Fernández fue detenido el viernes, aunque el sábado se declaró inocente y este domingo fue excarcelado bajo una fianza de 20.000 pesos dispuesta por el juez Vera Barros.

Para el magistrado, la liberación del ex jefe de la seccional 2da. no representa riesgo procesal ya que antes de la orden de detención se había presentado espontáneamente ante la Justicia.

En cambio, el otro efectivo detenido el viernes último, el cabo Carlos Quintana, continuaba alojado en la sede que la PSA tiene el aeropuerto rosarino de Fisherton.
Quintana aparece mencionado en la causa como el policía de la comisaría de Villa Cañás a quien habría llamado Ascaíni para pedirle que averigüe sobre un vehículo que
lo seguía.

“Le pide a la persona que atiende que intercepte un vehículo que lo estaba siguiendo y le da las características del vehículo. Y a posteriori, Ascaíni presenta un hábeas corpus diciendo que había tomado conocimiento que la Policía de Seguridad Aeroportuaria lo estaba siguiendo”, recordó la fiscal Bettiolo.

Por su parte, Quintana se negó a declarar este fin de semana ante la Justicia a la espera de poder designar un abogado particular que ejerza su defensa.

noticias relacionadas