Con 22 cortes vecinos protestan contra el gobierno de Macri

Es contra las políticas en materia de espacios públicos y judicialización de las protestas, informaron los organizadores, que finalmente confluyeron en un acto central frente a la Sala Alberdi, en avenida Corrientes y Montevideo.

Los reclamos de las asambleas barriales van desde el rechazo a lo que consideran un avance del gobierno de Macri sobre los espacios públicos, hasta a críticas a su gestión y le reclamo de la resolución de conflictos en los que hay manifestantes judicializados.

Los participantes de las 21 Asambleas se sumaron luego a la protesta frente al Teatro San martín, en avenida Corrientes, donde la asamblea de la Sala Ablerdi montó una exposición referida a la toma de ese espacio.

Allí dieron una conferencia de prensa, en la que Laura, de la Sala Alberdi, dijo que las 22 asambleas “empezamos hace un tiempo a trabajar juntas contra el avance del gobienro porteño, y siempre encontramos a las mismas empresas atrás de cada obra que el gobierno plantea”.

“Los vecinos de la ciudad somos víctimas de un gobierno que no planifica y que sólo se mueve sobre los beneficios económicos que le dan sus socios en las obras públicas”, advirtió.

Uno de los integrantes de la asamblea del Parque Centenario afirmó que “el gobierno de la ciudad ni siquiera tiene voluntad de diálogo”.

Como ejemplo, añadió que “hoy se suponía que tenía que recibirnos (el ministro de Espacios Públicos) Diego Santilli y nos terminó atendiendo la subsecretaria de Espacios Públicos, Ana María Leguizamón”.

Esta funcionaria, siguió, les dijo que “no iban a acceder a una reunión abierta con los vecinos del Parque Lezama para explicarles por qué lo quieren enrejan sin consultarles”.

Por otra parte, Jonhatan Baldivieso, letrado y miembro de la Asociación de Abogados Ambientalistas, consideró ante Télam que “los avances de Macri, que intenta enrejan plazas o asfaltar espacios verdes, agreden la identidad de la ciudad de Buenos Aires”.

También aseguró que esas medidas “afectan la vida cotidiana de miles de vecinos; no son 22 reclamos aislados sino una sola consecuencia del desmanejo que el gobierno porteño hace de lo público”.

“Tenemos 22 realidades distintas con problemas diferentes -siguió Baldivieso- pero cuando nos juntamos a consensuar estrategias en común nos encontramos con que recurrentemente el gobierno porteño comete los mismo errores”.

El abogado explicó que “hoy, nuestras principales preocupaciones son la judicialización de aquéllos que manifiestan contra el gobierno porteño, como sucede con los cuatro chicos que ocuparon la Sala Alberdi, y los disparates de la gestión macrista en la administración de los espacios públicos”.

Frente al Teatro San Martín, había unos 60 integrantes de la Sala Alberdi, muchos vestidos de payasos o mimos que interactuaban con los peatones, sobre la vereda impar de Corrientes, y repartían volantes en los que explican sus reclamos y acusaban a un grupo de empresas de ser beneficiarias de las obras públicas de Macri.

En la calle se veían malabaristas, dos o tres rondas en torno a guitarreros y, en la esquina de Corrientes y Paraná tres contenedores para cortar el tránsito y, cruzadas entre ellos, banderas de la Sala Alberdi y contra la gestión de Macri de los espacio públicos.

Muchos turistas se paraban a sacarse fotos con los disfrazados, en tanto el público que comenzaba a entrar para ver una de las obras de teatro, generalmente gente mayor bien vestida, los miraba con asombro y cierta desconfianza a los pibes.

Federico Bordenabe, responable de Prensa de la Asamblea de esa sala, dijo a esta agencia: “Nuestro reclamo sigue en pie, porque no sólo nos han desalojado, sino que el ministro (de Cultura y Turismo, Hernán) Lombardi, no cumplió con la promesa de un espacio alternativo y, en cambio, nos reprimió y judicializó a cuatro compañeros”.

“Esta actitud del gobierno de la ciudad, de privatizar un espacio cultural como la sala Alberdi, no sólo afectó a los artistas que allí desarrollábamos nuestras actividades, sino que también dejó sin espacio a otras tres escuelas artísticas que realizaban allí sus talleres prácticas”, denunció.

Para Bordenabe “no es casualidad que hoy haya 22 cortes, hay un mismo gobierno porteño que avanza sistemáticamente contra lo público y somos los vecinos de la ciudad a los que en cada barrio nos toca enfrentarnos contra esta ola privatista”.

noticias relacionadas