AMIA: el tribunal responsabilizó a la Corte por la demora en el inicio del juicio por encubrimiento

El Tribunal Oral Federal 2 (TOF2) le contestó a la Corte Suprema de Justicia que el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA comenzaría recién en febrero próximo y sostuvo que la demora se debe a que carece de personal con dedicación exclusiva -requerido con anterioridad- ya que la planta de empleados al igual que los jueces están afectados al desarrollo de juicio por la tragedia en Once.

Así lo aseveró el titular de ese tribunal, Jorge Gorini, al responder a una nota cursada por el secretario general de la Corte, Alfredo Kraut, por encargo del máximo tribunal requiriendo precisiones sobre el estado de la causa y una fecha precisa de inicio del juicio oral.

En una respuesta inusualmente dura, dirigida a la titular de la Cámara Federal de Casación, Ana María Figueroa, a través de quien se cursó el pedido, Gorini aseguró que pese a “la complejidad y trascendencia” de la causa, la Corte solo le asignó un empleado con dedicación exclusiva, y nunca respondió a sus reiterados oficios para dar solución al tema.

Gorini aseguró que desde el sorteo del tribunal pidió por oficio a la Corte el refuerzo de la dotación de personal calificado para conformar un equipo de trabajo con dedicación exclusiva a la tramitación de la causa, “recibiendo como respuesta a dicho requerimiento la única e insuficiente asignación de un contrato con partida presupuestaria equivalente a prosecretario administrativo”.

El magistrado también sostuvo que es “materialmente imposible” realizar el juicio por AMIA porque los tres jueces tienen agendas completas en otros tribunales que integran, además de que actualmente está realizando el juicio por Once.

En su presentación, Gorini también dejó abierta la posibilidad para que Casación, que le asignó la causa pese a saber que el tribunal estaba a punto de iniciar el juicio por la tragedia de Once, designe a otros jueces que estén en condiciones de iniciar el juicio en lo inmediato.

Entre los temas que estarían pendientes de resolución del TOF2 , figura un planteo del ex juez de la causa AMIA Juan José Galeano, uno de los trece acusados junto al ex presidente Carlos Menem y el ex jefe de a Side, Hugo Anzorreguy.

En su discurso de apertura del año legislativo, la presidente Cristina Kirchner criticó la demora en el inicio del juicio por el encubrimiento del atentado de 1994, causa iniciada tras la anulación del juicio en 2004 y elevada a juicio por el juez Ariel Lijo.

En su nota Gorini recordó que también el fallecido fiscal de la causa Amia, Alberto Nisman, había urgido en diciembre pasado el inicio del juicio.

El proceso oral ventilará, entre otros temas, el desvío de la llamada “pista Siria” de atentado y el pago de 400 mil dólares al reducidor de autos Carlos Telleldín para que involucre falsamente a oficiales de la Policía Bonaerense.

En el juicio declararán 141 testigos y hay seis querellas, en tanto la composición del TOF2, con los camaristas Gorini, Néstor Costabel y Karina Perilli fue definida el año pasado, pero el juez sustituto Domingo Altieri fue designado recién en marzo pasado.

En su extensa respuesta al reclamo de la Corte, Gorini explicó que en la preparación del juicio proveyó la prueba que pidieron las partes, rechazando los 46 exhortos internacionales pedidos por las defensas y se solicitó la sala de audiencia.

“Nadie puede negar la complejidad, trascendencia y dedicación que ambos procesos (Once y Amia) conllevan y que ameritan la plena y exclusiva atención de los magistrados intervinientes en uno y otro caso. Pretender la realización simultánea de ambos debates por un mismo magistrado inexorablemente provocaría una indebida e injusta sustracción de la necesario dedicación que cada uno de ellos requiere”, sostuvo el juez.

Además, Gorini señaló que el juicio por Once le había tocado a otro tribunal y que Casación se la asignó al TOF 2, lo que se hizo “con pleno conocimiento y expresa consideración de mi intervención en la causa ´Amia´”.

La defensa de Galeano que pidió ser desvinculado del juicio porque que ya fue sobreseído de la acusación pero luego fue reabierta en lo que se conoce como “cosa juzgada írrita”.

noticias relacionadas