Acusan al suspendido juez Otilio Romano de ser “cómplice del terrorismo de Estado”

El juez de la Cámara Federal de Mendoza, Otilio Ireneo Roque Romano, ya suspendido en su cargo y fugado a Chile, fue acusado de “cómplice y encubridor del terrorismo de Estado”, al iniciarse este lunes el jury para resolver su posible destitución.

Romano, que entonces era fiscal federal y luego fue juez federal subrogante, es el segundo miembro de la Cámara Federal de Mendoza juzgado por delitos de lesa humanidad durante la dictadura, ya que en marzo el Consejo de la Magistratura destituyó a Luis Francisco Miret.

En la primera sesión del jurado de enjuiciamiento, el representante al Poder Ejecutivo en el organismo, Hernan Luis Ordiales, lo acusó también de prestar “colaboración fundamental a los represores” de la última dictadura militar.

En esta primera jornada del jury, previsto hasta el 25 de noviembre y en el que declararán 49 testigos, se escucharon también los relatos de las víctimas, entre ellas Luz Amanda Faingold Casanave, que era menor cuando estuvo detenida en 1975 y fue violada.

En agosto pasado, un dia antes que el cuerpo encargado de nominar y destituir a los jueces lo suspendiera, Otilio Romano se fugó a Chile, donde pidió asilo político pero obtuvo sólo una visa de permanencia por ocho meses.

“Vi una foto de Romano festejando cono Julio Petra (otro camarista recién procesado) y lo reconocí”, dijo Faingold, quien ya había declarado ante el jury contra Miret.

Recordó que en agosto de 1975, cuando tenia 17 años, fue detenida y llevada a la Dirección de Investigaciones de la Policía de Mendoza -la D-2”-, donde el entonces fiscal federal Otilio Romano la visitó en su celda pero a su pregunta de si podría marcharse, el juez ahora enjuiciado “con cara de desagrado cerró la puerta”.

Análoga situación describió ante el jury Silvia Ontiveros, quien al momento de ser secuestrada en febrero de 1976 era delegada sindical de ATE y también fue torturada y violada en la D-2, donde ese era el trato habitual que se le daba a las mujeres.

Ordiales y su colega en la acusación, el diputado Carlos “Cuto” Moreno, calificaron en todo momento a Otilio Romano como un “prófugo de la justicia” cuya actitud “agrava su situación ya que se sustrae de la acción de la justicia pretendiendo crear un conflicto diplomático”.

En este juicio político el jurado está presidido por la jueza Marìa Alicia Noli e integrado por su colega María Susana Najurieta, los senadores Rolando Bermejo y Emilio Alberto Rached, los diputados Oscar Albrieu y Ricardo Buryaile y el abogado Fabián Antonio Sahade, en representación de los letrados matriculados.

Entre los testigos propuestos por la defensa figura el ex gobernador bonaerense Antonio Cafiero, pero este lunes se anunció que por razones de salud, certificadas por escrito por un facultativo, Cafiero desistió de presentarse.

noticias relacionadas