Acto por el atentado a la embajada de Israel: «Fue un ataque a todo el pueblo»

El canciller Héctor Timerman dijo ayer que «el ataque a la embajada de Israel y a la AMIA fue un ataque a todo el pueblo argentino» y ratificó el compromiso del gobierno nacional por esclarecer el atentado ocurrido en esa sede diplomática hace 19 años.

El canciller participó del acto central recordatorio que la embajada, los sobrevivientes y familiares de las víctimas realizaron en donde funcionara la delegación diplomática que sufriera un atentado el 17 de marzo de 1992, en el que perecieron 29 personas (22 identificadas) y otras 350 resultaron heridas.

En representación del gobierno nacional estuvieron el canciller, Héctor Timerman; el ministro de Justicia, Julio Alak y el secretario de Culto de la cancillería, Guillermo Oliveri.

El gobierno porteño estuvo representado por el titular de la Legislatura Oscar Moscarielo y el ministro de Justicia, Guillermo Montenegro.

Antes de pronunciar su discurso, Timerman hizo referencia a vivencias personales: “Conocí esta casa desde mi más tierna infancia”, recordó.

Y agregó que sus padres recordaron siempre, “con mucha emoción, la noche en la que se inauguró esta embajada”.

Haciendo un recorrido por su propia historia, el canciller recordó que, años más tarde, “vine aquí como hijo de un perseguido político”.

Y hoy, prosiguió, “vengo como el canciller de un país que fue atacado en dos oportunidades por el terrorismo internacional y todavía, es cierto, no ha logrado hacer justicia. Pero vengo, también, como el canciller de una Presidenta que está comprometida de forma institucional y personal con esta causa argentina”.

“La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, realizó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas -en septiembre pasado- un nuevo llamamiento para que las autoridades de Irán cooperen con la Justicia argentina en la causa AMIA, proponiendo que se eligiese un tercer país para juzgar los ciudadanos iraníes acusados de haber participado del atentado”, recordó.

Y agregó que la Argentina “es el mejor ejemplo de que nunca es tarde para dar fin a la impunidad y que además, rechaza firmemente el terrorismo y continuará trabajando activamente -tanto a nivel nacional como en el ámbito regional y multilateral- para prevenirlo y erradicarlo”.

Otro ejemplo con el que Timerman recordó el compromiso del gobierno “con la verdad y la memoria” es su integración en el “Grupo Internacional de Trabajo y Cooperación para la Educación, Rememoración e Investigación del Holocausto”, donde “está dispuesta a seguir cooperando con todos los esfuerzos internacionales de condena a quienes niegan el Holocausto”, afirmó.

Al respecto, agregó que “la Argentina democrática ha hecho de los derechos humanos una política de Estado. Así, hemos condenado todas las formas de racismo y discriminación, de igual modo repudiamos en los términos más enérgicos cualquier acto antisemita.

Creemos en la importancia de la memoria activa”, subrayó.

Timerman destacó que “los ataques contra la embajada de Israel y la AMIA fueron ataques contra todo el pueblo argentino y ninguna razón política, ideológica o religiosa podrá justificar jamás ataques terroristas de esta naturaleza”.

“En nombre del Gobierno deseo reiterar una vez más, a los familiares de las víctimas, nuestro sentimiento de solidaridad y la vocación permanente para acabar con la impunidad que tanto nos duele. Y quiero agregar que nadie del gobierno ha dejado por un momento de buscar formas de contribuir con la Justicia en culminar con su trabajo”, agregó.

Por último, el canciller transmitió “al pueblo y gobierno de Israel que lamentamos profundamente que un país amigo y cercano haya sufrido las consecuencias del terrorismo internacional en territorio argentino”.

El sobreviviente del atentado, Gabriel Pitchón, quien tenía a su cargo las modificaciones edilicias que se realizaban en la sede de la embajada en el momento del atentado, explicó que “hace 19 años mi vida dio un vuelco. Tengo 12 operaciones pero hoy puedo contarlo”.

Respecto a la forma en la que vivió este tiempo, detalló que “en estos 19 años debimos aprender a convivir con el dolor y la mala fe. Hemos visto pasar de todo menos la verdad”.

En nombre de las víctimas y los familiares, Pitchón también marcó un cambio en las políticas de Estado vinculadas a este atentado: “El fin de la corte menemista y la presentación hecha por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ante el Congreso donde presentó un proyecto de reparación para las víctimas y sobrevivientes”.

El mismo ya pasó por las comisiones de Derechos Humanos y de Justicia, y resta ser tratada en la de Hacienda y Finanzas para pasar al recinto y, luego, a la cámara de Senadores.

“No nos rendimos ante el olvido o la hipocresía, queremos saber quiénes fueron los autores materiales de esta barbarie y sus encubridores, porque ellos son los verdaderos socios del terror”.

El embajador israelí Daniel Gazit leyó primero un mensaje del canciller de su país, Avigdor Lieberman.

“Recordamos la memoria de las 29 víctimas. Mi corazón y el del pueblo de Israel está junto al del pueblo argentino”.

“Nos está prohibido renunciar a la búsqueda de justicia por el terror criminal”, e hizo un detalle sobre la aproximación de la república Islámica de Irán “al terror en los años 90” y recordó “su programa nuclear, la negación del Holocausto, sus esfuerzos por ingresar a América latina” o a sus “intentos por ingresar armas en Gaza”.

“Sólo esfuerzos compartidos por los gobiernos amantes de la paz pueden tener éxito frente al terror”, agregó.

“La lucha contra el terror debe ir más allá de fronteras y culturas. Y el Estado de Israel no descansará hasta que haya justicia”, afirmó.

Por último, Gazit expresó que “el primer derecho humano es el derecho a la vida. Esto es en nuestra cultura, la que está amenazada por otros valores que tiene como objetivo eliminar los valores del mundo libre”, concluyó.

noticias relacionadas